Vota este post

Me imagino que tu coche se calienta mucho cuando hace calor, igual que nos pasa a nosotros. Esto es inevitable, pero tienes que saber que hay algunos trucos y consejos que nos pueden servir para evitar que el sol caliente en exceso tanto la carrocería del coche como el interior de nuestro vehículo, ya que a la larga, seguramente, será motivo para producir fallos  averías.

Las temperaturas elevadas llegan a calentar los coches hasta a 45º en época de verano, haciendo que las averías aumenten, así como las asistencias en carretera durante estos meses. Por este motivo, desde Forcoche.com queremos darte algunos consejos y trucos para proteger el coche del sol y esquivar que el calor te impida aprovechar el buen tiempo.

Cómo proteger el coche del sol?

El primer consejo que te vamos a dar puede resultar bastante claro, pero la mejor manera de proteger un coche del sol, es, evitando el mismo. Si puedes, trata de estacionar siempre en la sombra, más en esos días de verano que, por ejemplo, vamos a la playa y conducimos muchos kilómetros bajo el sol hasta que llegamos al lugar.

como-proteger-el-coche-del-sol

Si bien no siempre es posible, te aconsejamos que no conduzcas durante las horas de al mediodía, ya que son las horas de más calor.

Tampoco dejes tu coche estacionado bajo el sol. Intenta estacionar tu coche en algún sitio con techo, aunque esta opción te saldrá más cara seguramente, evitarás averías en el futuro. Aparcar  a la sombra de algún árbol o edificio también son opciones válidas.

Aún en el caso de que tengamos bastante suerte, y hayamos conseguido un aparcamiento vacío a la sombra, tienes que tener en cuenta el tiempo que vas a tener el coche estacionado. Tienes que pensar que el sol se va moviendo, y quizás cuando vayas a recoger tu coche ya esté dándole el sol, con lo cual de poco habrá servido encontrar un aparcamiento libre.

Protege tu coche si es imposible evitar el sol

Si no tenemos más remedio que dejar nuestro coche expuesto bajo el sol, bajo el castigo de los fuertes rayos ultravioletas de los meses de verano, podemos y te recomendamos proteger el exterior de nuestro coche, así como el interior del mismo para que no se produzca tanto calor en el interior.

Como primer consejo, una manera de mantener la temperatura baja el exterior de nuestro coche es lavarlo habitualmente durante los meses en que hay más calor. Pero, no se te ocurra hacerlo al aire libre durante las horas que hay más calor, ya que el agua se va a evaporar muy rápido sobre la carrocería y esta se va a manchar.

Además, te recomendamos que después del lavado, le apliques a la carrocería del coche una cera protectora contra rayos ultravioleta.

Para proteger el interior de tu coche, no te olvides de poner el parasol cuando estaciones al aire libre. Los parasoles para coches, tanto para parabrisas delantero como para la parte trasera, rechazan los rayos del sol favoreciendo que el interior de tu coche se mantenga a una temperatura más baja de la que hay en el exterior.

También son recomendables los protectores para el volante ya que estos evitan que te quemes las manos cuando agarras el volante para conducir.

proteger-un-coche-del-sol

Por último, pero no menos importante, no arranques y circules con el coche si el interior está muy caliente. Si cuando nos subimos al automóvil sentimos  que el interior ha acumulado mucho calor, lo mejor es abrir las puertas y ventanillas durante un rato para intentar que se enfríe por dentro el coche. Es preferible hacer esto antes que encender el aire acondicionado.

Revisa el nivel del líquido refrigerante

¡Ojo! No te despistes y dejes el coche sin anticongelante. Siempre es importante revisar el nivel de líquido refrigerante, pero lo es más aún en verano. Debes prevenir que el depósito de anticongelante de tu coche no se quede sin líquido; para ello lo mejor es revisarlo todas las semanas.

El líquido refrigerante ayuda a mantener el motor del coche frío y evitar que este se estropee por sobrecalentamiento, algo que suele ser más probable que ocurra con altas temperaturas como las del verano.

Consejos finales

  • Evitar aparcar tu coche bajo el sol, y si puedes, también evita conducir durante las horas de más calor.
  • Protege el interior de tu coche del calor usando para ello parasoles y protectores para el volante.
  • Durante el verano, y meses donde suban las temperaturas, procurar lavar el coche frecuentemente y, darle posteriormente a la carrocería cera protectora.
  • Si al subir al interior de tu coche, está muy caliente, abre las ventanillas y puertas y espera un poco hasta que se enfríe el interior antes de arrancar.
  • Revisa regularmente el nivel del depósito del líquido anticongelante.

Acelera a Fondo y Huye, o Quédate y Comenta

comentarios

Publicar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *